RSS

Archivo de la categoría: Coches clásicos

Se subastan Porsche

Se subastan Porsche

El pasado 9 de marzo fue subastada en Florida (USA) por una conocida casa de subastas Gooding & Company, la mayor y más importante selección de modelos Porsche, patrimonio de la familia Drendel. Read the rest of this entry »

Anuncios
 
 

Etiquetas: , , , ,

Curiosidades de los coches clásicos

Curiosidades de los coches clásicos. La historia de las marcas de coches tiene muchas curiosidades: desde el nombre de los Mercedes Benz, en honor a la hija de Karl Benz, que se llamaba a sí, hasta la descalificación de los Mini Cooper en el Rally de Montecarlo de 1956 porque sus faros delanteros no cumplían la normativa, hay muchos datos curiosos en torno a la industria del automóvil. Os contamos algunos de ellos:

  • Volvo, en latín, significa “Yo puedo”. El nombre original no era tan poético: “Svenska Kullagenfabriken”
  • El coche más vendido de la historia es el Toyota Corolla: hay más de 23 millones de unidades de este automóvil.
  • El país con más coches del mundo es Luxemburgo: hay 570 automóviles por cada 1000 habitantes, una cifra nada desdeñable.
  • De todos los modelos de BMW creados, sólo hay tres que no llevan el clásico radiador de dos cuadros que caracteriza a la marca.
  • Dunlop tuvo que fabricar neumáticos especiales expresamente para los Mini.
  • El primer coche fabricado sólo alcanzaba los 11 kilómetros por hora.
  • El Ford T fue el primer coche que se hizo en una cadena de producción.
  • La primera multa por exceso de velocidad se puso en 1902. El “infractor” iba a 20 kilómetros por hora.
  • Un conductor pasa, de media, 300 horas de su vida en los semáforos.
 

Etiquetas:

La historia de Cadillac

La historia de Cadillac. Pocas marcas hay que definan el espíritu aristocrático como Cadillac. Ligado a la Henry Ford Company, fue uno de sus ingenieros, Leland, el que rebautizó la marca con el nombre de un aristócrata del siglo XVIII, Anthoine de la Monthe Cadillac, que en 1701 fundó lo que sería la ciudad de Detroit.

En 1914 Cadillac fabricaba coches de lujo en serie: hasta 15.000 unidades (un gran número para la época) salieron de sus fábricas. Tras la marcha de Leland para fundar Lincoln con su hijo, Cadillac se especializó en la fabricación de automóviles robustos, silenciosos y de gran lujo.

Innovando y mejorando, la gran revolución llegó en 1930, con el motor de 16 cilindros, llegando a fabricar 3.000 unidades de salida el primer año.

Al finalizar la I Guerra Mundial, Cadillac era ya un especialista en grandes coches de lujo: prueba de ello fueron los modelos como Eldorado en 1970, siempre con motor V8. Otros modelos que marcaron época fueron el Fleetwood (1953), el Pininfarina (1931) o el Sixty Special (1941).

Tras algunos reveses en los años 80, la firma anunció, en 1999, la fabricación del Evoq, un roadster de altas prestaciones. Gracias a estas decisiones, a día de hoy Cadillac sigue contando con buena salud, y un futuro halagüeño.

 

Etiquetas: , ,

Coches de cine: coches míticos que marcaron época

Coches de cine: coches míticos que marcaron época. “¿Hablas conmigo?”  decía un insomne Robert de Niro con voz amenazante en “Taxi Driver”. Si la película se ha convertido en un clásico del cine, el automóvil que conducía De Niro por la Gran Manzana de madrugada ha hecho lo propio: el taxi era un Checker Marathon, el más típico de los cabs neoyorkinos: amarillo, con un ribete de cuadros blancos y negros, ha quedado para la historia.

Pero no es el único coche que ha marcado la historia del cine: entre Martini y Martini agitado pero no revuelto, James Bond, agente 007, conducía un magnífico Aston Martin DBS… quitarle este coche al agente con licencia para matar sería como ponerle unas gafas de empollón y unos tirantes a lo Steve Urkel: James Bond no se concibe sin su icono, el Aston Martin DBS.

Con un DeLorean DMC-12, Marty McFly, otrora Michael J. Fox, viaja del al futuro en la trilogía Regreso al futuro, un coche ambicionado por todo aquel que vio esta saga. El DeLorean ha quedado con un símbolo, un icono, y a ello ha ayudado un diseño difícil de olvidar, con sus míticas puertas abatibles. No obstante, muy pocos tienen el placer de poseer uno, ya que la empresa quebró en 1982, y su propietario, John DeLorean, fue acusado de tráfico de drogas.

 

Etiquetas: , ,

Historia de la marca de coches Ford


En 1916, más de la mitad de los coches de EE.UU eran un Ford T

Historia de la marca de coches Ford. Ligado a la historia del automóvil está el nombre de Henry Ford, un pionero en lo que se refiere a la producción en cadena. El Ford T fue su gran triunfo: un coche accesible, económicamente hablando, y que se producía en cadena.

El Ford T encumbró al empresario a la historia del automóvil, un logro, teniendo en cuenta que la había fundado en 1903 en Detroit con 28.000 dólares. Una década después, Henry Ford ya tenía las técnicas de la línea de montaje y la producción masiva, y poco después asumiría el control total de la empresa, comprando las acciones de los otros 11 inversores que pusieron parte de esos 28.000 dólares de los que hablamos.

Los años 20 trajeron problemas a la compañía: General Motors y Chrysler les comían cuota de mercado, y en 1922, Ford compra Lincon Motor Company para intentar abrirse hueco en el sector de lujo. En los años 30 siguen los obstáculos: se reduce la producción, se despiden trabajadores. En paro en Detroit, en esa época, estaba en el 30%.

El inicio de la II Guerra Mundial hizo que Ford, un pacifista declarado, colaborara con los dos bandos tras el bombardeo de Pearl Harbour. En 1945 cede la presidencia de la compañía a su nieto, Henry Ford II, y dos años después muere, a los 83 años de edad.

Henry Ford II es presidente hasta 1960, y consejero delegado hasta 1980. La empresa, estable, no tiene muchos cambios en ese tiempo. En 2006, la familia Ford controlaba el 5% de las acciones de la compañía.

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 junio, 2012 en Coches clásicos

 

Etiquetas: , ,

Historia de Rolls-Royce

Historia de Rolls-Royce

Historia de Rolls-Royce. La historia de Rolls-Royce esta ligada a un amistada comercial. Charles Rolls era un empresario del sector automotriz que importaba coches de lujo de marcas como Panhard o Mors. Un día, oyó hablar de un fabricante de vehículos de lujo, alabado por su buen hacer: se llamaba Frederick Henry Royce.

Se puede decir que fue un amor a primera vista: cuando Rolls ve los cuatro modelos que Royce le ha enviado de ejemplo, deja a un lado su negocio y comienza otro con Royce, de fabricación de coches de lujo. Su eslogan, “El mejor coche del mundo, aún recordado, no tarda en llegar, junto con la formalización de la compañía:Rolls-Royce Co.

Su primer modelo, el 30 CV, fue un éxito. Le siguieron otros, como el Silver Ghost. La llegada de la II Guerra Mundial cambió la actividad de la fábrica Rolls-Royce: hacían motores para aviones. Su calidad era tan alta como la de los coches, y aún hoy los siguen fabricando.

En los años 50, un Rolls-Royce sólo podía ser comprado por un alto representante de un país poderoso, pero la crisis del petróleo les obligó a rebajar estos estándares: se creó  Rolls-Royce Motor Cars Ltd, que fabricaba coches más accesibles.

Fue el principio del fin. Una crisis económica que casi los lleva a la ruina, la pérdida de la mayor parte de sus fábricas, aunque no de su imagen de lujo y clase. El grupo Vickers, propietario de la marca a principios de los noventa, se vio obligado a venderla para no caer en la bancarrota. Pasó a manos de Volkswagen en 1998, y en 2003 BMW reclamó la marca Rolls-Royce, evitando así el riesgo de su desaparición.

 

La historia de SEAT

La historia de SEAT. Pocos lo saben, pero SEAT es el acrónimo de Sociedad Española de Automóviles de Turismo. La sociedad se formó en 1950, y un año después se abría la primera fábrica, que se situó en Barcelona. Cuatro años después, en el año 55, se construía el primer coche.

En ese momento, la producción era de cinco coches diarios… una cantidad irrisoria si lo comparamos con los ocho millones que realizaría en 1992.

El nacimiento de SEAT: un comienzo “politizado”

Que SEAT apareciera en escena y se erigiese, años después, como una gran fabricante de automóviles, de debe a una necesidad venida años atrás. A finales de los 40, cuando era necesario tener un fabricante de coches nacional, se ideó SEAT, que, bajo el ala protectora del INI (Instituto Nacional de Industria), la sociedad comenzó a funcionar, con la asistencia de Fiat.

El primer modelo lanzado por SEAT fue el 1400, y luego el 1500. No obstante, SEAT propuso más tarde la fabricación de una variante del 600, el SEAT 800, más alargado, y fue tal el éxito, que se fabricó a continuación el 850. Con el 127, SEAT afianzó posiciones y Fiat comenzó a sentir gran interés por la sociedad, planteando, incluso, la posibilidad de adquirirla, que cayó en saco roto.

SEAT entró en crisis: su separación de Fiat le pasó factura, ya que con la compañía italiana cubría la mitad del mercado, pero sola parecía no remontar. Funcionó durante unos años como compañía exclusivamente española, pero no por mucho tiempo: de hecho, cuando Fiat se retiró en los años 80, fue Volskwagen la que le tomó el relevo, convirtiéndose en único accionista.

 

Etiquetas: , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: