RSS

Chrysler Airflow. Adelantado a su época.

15 Ago

Chrysler AirflowMetámonos, un lunes más, en la máquina del tiempo, y volvamos a los momentos selectos del pasado de la automoción, en esta ocasión, a los años treinta del siglo XX, cuando ya de “Ley Seca” se había “mojado” su final. Había pasado un año de aquello, y es en ese momento cuando muestra su innovación un modelo a destacar, uno de los coches americanos más revolucionarios y aventureros de aquella época. Un ejemplo de líneas aerodinámicas y de presentación novel, un coche que de tan revolucionario que era, no llegó a calar de lleno en los compradores habituales de aquel entonces. Era el “flujo de aire” con el que Chrysler quiso dejar su propia y característica huella en el asfalto de la historia.

En un 1936 en que moriría la única mujer en ganar 2 premios Nobel en dos categorías diferentes, Marie Curie, víctima de una leucemia larvada por su exposición en sus propias investigaciones radiactivas, y en un 1936 que vería nacer a dos personas importantes para la historia aeroespacial, el astronauta Yuri Gagarin, primer ser humano en viajar al espacio, y el astrónomo Carl Sagan, promotor del proyecto SETI, focalizado en la búsqueda de inteligencia extraterrestre, fue en ese mismo año cuando la firma americana irrumpe con un modelo que se alejaba de la imagen tradicional de coche al uso hasta ese momento.

Excepto aquellos Airflow que se vendieron bajo la insignia de “De Soto”, que llevaban motores de 6 cilindros en línea, el resto de modelos de esta línea se fabricaron con un motor de 8 cilindroChrysler  Airflow. Salpicaderos, que desarrollaba una potencia capaz de impulsar al Airflow a los 129 km/h, pero quizá el disfrute mayor es aprovechar el par que tiene y sentarse para dar un placentero paseo por encima de los 110 km/h. La estupenda vista de la carretera desde la posición del conductor  y lo manejable que resulta entre el tráfico, inspiran confianza. A eso se añade unos muy buenos frenos hidráulicos –muchos coches de esta época aún usaban frenos por cable o varillas– y una dirección de tornillo sin fin y rodillo muy precisa, y se renueva la transmisión manual a tres velocidades para que sea silenciosa. En el interior, sorprende un tablero de mandos poco usual que se contempla desde unos asientos unidos y muy confortables.

Si estaba adelantadChrysler Airflowo a su época no fue sólo por su carrocería, sino por su avanzada tecnología. La estructura de la caja de acero y un entramado de vigas y puntales con paneles de la carrocería seguía los principios de la aviación en cuanto a fuerza y a aligerar peso.

Y el más elegante de todos fue el denominado Imperial Custom, con una batalla de 3,62 m, que contribuía a mejorar las líneas aerodinámicas del coche, con su clásica rejilla de cascada y su parte trasera tan inclinada… ¡Ya no hacen coches como los de antes!

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 15 agosto, 2011 en Coches de época

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: