RSS

Graham Hollywood… “The show must go on!”.

08 Ago

Trató ser el Ave Fénix de otro modelo del que ya hemos hablado en este ciclo, hace un par de semanas: no querían que el Cord 810/812 muriese del todo.

Graham Hollywood1941 fue un año de sucesos importantes. En plena II Guerra Mundial, algunos son para olvidar, o mejor dicho, para NUNCA olvidar: los más de 2.000 alemanes muertos en el hundimiento del orgullo de la armada nazi, el acorazado Bismarck, son pocos si los comparamos con los 650.000 soviéticos que perecerían durante los 900 días que duró el sitio de Leningrado, que también comenzó ese año. El mismo en el que, tras el bombardeo japonés sobre Perl Harbour, EE.UU. se suma oficialmente a las fuerzas aliadas declarando la guerra al Eje.

Pero entre el caos y la barbarie, la creatividad siempre puja por encontrar su sitio y sus modos de expresión.

En este caso, no ya sólo porque 1941 fuera el año de nacimiento de Bob Dylan, uno de los grandes creadores de música y de poesía que con su “la respuesta, amigo mío, está soplando en el viento” (“the answer, my friend, is blowin’ in the wind”) señalaría la antítesis de lo que denunciaba, que “la bala, amigo mío, está silbando en el viento”, sino que también en el sector del automóvil fue un año de luz entre las sombras porque se produjo el nacimiento del Graham Hollywood.

Graham Hollywood. Salpicadero.Cuando la Auburn-Cord-Duesenberg desaparece del mercado, no podía desaparecer con ella el Cord 810, el modelo que había sido descrito como “el coche americano más bonito”, y así dos empresas intentaron salvarlo. Una de ellas, la Graham-Paige, transformó el Cord 810/812 de tracción delantera en el Graham Hollywood de tracción trasera, y para lograr esto último se introdujo una nueva suspensión delantera con un eje de haz suspendido de muelles de lámina, y en la parte trasera un eje macizo que acopla el árbol de transmisión con el diferencial, todo situado y suspendido en muelles de lámina semielípticos. Y como otros coches coetáneos, sus frenos son de tambor a las cuatro ruedas y no ajustables.

Los hermanos Graham buscaban una nueva versión del Cord más sencilla y barata, y es por eso que renuncian al motor Lycoming de 8V del Cord, para optar por un motor Continental de seis cilindros en línea de 3.571 cc., que lograba 93 CV, y que con compresor conseguía 26 CV más.

Los neumáticos son estrechos con llantas de acero presurizado, y la direccGraham Hollywood.ión poco precisa. Su transmisión es de tres velocidades, el salpicadero en acero inoxidable, muy al estilo de aquel entonces, y cuenta con un parabrisas dividido en dos, que la tecnología que producía el cristal curvado aún no estaba perfeccionada.

El “coche americano más bonito” lograba así encarnarse en otra piel, y el nuevo modelo que le hacía resurgir de sus cenizas evitaba que pasase a formar parte del sueño perdido de los estadounidenses. El sueño seguía siendo real… ¡That’s Hollywood!

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 8 agosto, 2011 en Coches de época

 

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: