RSS

Hispano-Suiza H6B. El “charlestón de las cuatro ruedas” a ritmo español.

25 Jul

Corría el año 1919, recién terminada la I Guerra Mundial, y Rolls-Royce seguía en su empeño de hacer realidad su lema y construir “el mejor coche del mundo”. Pero… ¡no contaron con los españoles!

Hispano-Suiza H6BFundada en Barcelona, en 1904, por Damián Mateu y Francisco Seix, junto al ingeniero suizo Marc Birkigt (es fácil entender ahora el por qué del nombre J), no es sólo que la marca Hispano-Suiza fabricara automóviles de lujo, que rezumaban un glamour que atraía a las élites más destacadas (y nuestro rey Alfonso XIII fue el mejor ejemplo de ello, y uno de sus principales fans), es que también apuntaban directamente a modelos de competición, gracias a una ingeniería más avanzada y a un mejor rendimiento.

Por eso, el Hispano-Suiza H6B supuso en el Paris Motor Show de 1919, la puesta de largo de la marca a nivel mundial, en un año que se empieza a disfrutar de la paz firmada por el Tratado de Versalles, tras la I Guerra Mundial. Su motor de seis cilindros en línea, de 6,6 litros y 135 CV estaba inspirado en los motores de los aviones que Hispano-Suiza fabricó en la Gran Guerra. Recubierto de aleación con camisas de acero Hispano-Suiza H6B 1924atornilladas, la culata también es una pieza fundida de aleación y contiene un engranaje de válvulas como el de los aviones: un árbol de levas simple en culata abre y cierra las válvulas mediante vástagos de válvula enhebrados y tapados patentados por Hispano-Suiza. El 1924 se aumentó la capacidad del motor hasta los 8 litros, logrando también aumentar la potencia hasta los 150 CV, que era mayor en los coches de carreras.

La firmeza y seguridad de la conducción venía avalada por unos largos muelles de lámina semielípticos, que ofrecían una suspensión de calidad. Este modelo de casi 5 m de longitud y una batalla (distancia entre ejes) de 3,7 m, aparece equipado con la tecnología de los servofrenos, inventada por Hispano-Suiza. Y sobre el chasis se pueden montar carrocerías de diferentes fabricantes, a gusto del consumidor, de manera que el estilo y la apariencia del Hispano-Suiza H6B se elegía a la carta, pudiendo ir desde elegantes tourers a capota descubierta, hasta sedanes más formales y cerrados.

Hispano-Suiza H6B SalpicaderoEn cuanto a los neumáticos, sólo podían ser de radio de alambre y fijación central. Debían ser anchos para dejar espacio a los enormes frenos de tambor y para contase con cierto espacio en la carretera en los días en que su estado no era demasiado bueno.

En 1946 la cigüeña plateada, emblema de este fabricante, dejo de volar y con sus activos se creó ENASA, que es el fabricante que encontramos tras la marca Pegaso. Al final, todo quedó en casa.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 julio, 2011 en Coches de época

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: