RSS

Ford Model T: el primero.

04 Jul

No fue el primer coche de la historia, pero sí fue el primero en una cuestión fundamental en la historia del automóvil: es el primer modelo que se produce en cadena, acercando así a las masas el codiciado coche.

Ford Model T 1912“Si quieres resultados diferentes, tienes que hacer cosas diferentes”. Es una de las muchas frases que dejó para la historia Henry Ford, el creador de la Ford Motor Company, una de las marcas más destacadas en la industria automovilística, uno de los empresarios más señeros del siglo XX y fuente de inspiración para muchas generaciones posteriores. Él quería resultados diferentes, quería mayor volumen de producción, quería que se dejara de ver el coche como limitado a la élite, quería que la mirada de admiración que se proyectaba desde los ojos de todo aquél que miraba un automóvil, se convirtiera en una mirada práctica y funcional. Y para conseguir esto, había que hacer cosas diferentes a las que se estaban haciendo, y así, en 1908, introdujo un concepto en la fabricación que golpearía, en la industria del automóvil, con la misma fuerza con la que cayó en Siberia, en ese mismo año, el meteorito de Tunguska: la cadena de producción y la fabricación en serie.

El sueño de Henry Ford se convirtió en realidad. Un coche robusto, fiable y fabricado en una sola pieza. Pero hay que decir que la conducción no era fácil. Tanto debido a la ensalada de pedales y palancas variadas, responsables de las distintas funciones, como por una dirección pesada y poco precisa y unos frenos casi inútiles. Quizá pensará el lector que “¡vaya manera de vender un coche!”… pues ¡vaya si se vendió! Porque el Model T no fue pensado como habitáculo en el que se pasease el placer de la ociosa alta sociedad, sino para ser un medio de transporte eficiente y fiable al alcance de todos.

En 1914 Henry Ford ofrece el Model T “en cualquier color mientras sea negro”, ya que la pintura a base de plomo era barata y tenía un tiempo de secado más corto, fundamental para agilizar el ritmo de la cadena de ensamblaje. Hay que abaratar costes. Dispone de una conexión directa de engranajes y un solo eje de hélice al eje trasero. Los ejes están unidos a dos subestructuras atornilladas al chasis, y el motor está en medio de la subestructura delantera bajo la carrocería, cubierto por un capó con bisagras laterales, que facilitan su accesibilidad.

El motor es de cuatro cilindros en línea y 2,9 litros, que desarrollan una potencia de 20 CV, que aunque puede parecer pequeña para una unidad tan grande, lo cierto es que el motor se diseñó para funcionar a bajas velocidades y ofrecer un par fluido. Al girar la unidad despacio, funcionará durante varios años sin agotarse. Por la extensión del par sólo eran necesarias dos marchas hacia delante y una hacia atrás. El motor es encendido manualmente por medio de una manivela situada bajo la rejilla del radiador y girando una llave el combustible pasa al motor. Y para la suspensión, con los muelles de lámina cuarto-elípticos (más pequeños que los semielípticos) se seguían abaratando costes de producción, en detrimento, en este caso, del equilibrio en carretera.
Ford Model T. 1924
En 1927 se termina con la fabricación del Model T, que es reemplazado por el Model A, y con la friolera de… ¡más de 15 millones de unidades fabricadas!, record que se mantuvo durante los siguientes 45 años (el mítico salto de Bob Beamon de 1968, fue un record que se mantuvo poco más de la mitad de ese tiempo). Henry Ford, inventor con más de 161 patentes registradas, acabó amasando una de las mayores fortunas con los coches (uno de mi pueblo decía que “¡pues como su hermano Roque, con los quesos!” :)).

Hoy es reconocido por mucha gente como el coche más importante del mundo. Por eso que tenía que ser el que comandase la caravana de automóviles de época dorada que van a ir pasando, lunes tras lunes, por las autopistas digitales de AutoAdhoc.com.

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en 4 julio, 2011 en Coches de época

 

Etiquetas: , ,

3 Respuestas a “Ford Model T: el primero.

  1. ambalachafer

    4 julio, 2011 at 17:59

    Si por algo lo elegirían para que saliera en la película CARS…

     
  2. pressadhoc

    4 julio, 2011 at 19:49

    ¡Así es, ambalachafer!… El coche que vende postales y recuerdos en Radiator Springs… Estoy de acuerdo en que no podía faltar su presencia en esa peli.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: